Templos, estupas y cordilleras

Nepal es un país con 26 millones de habitantes en el que conviven diferentes etnias, razas, culturas y religiones. Es un ejemplo de tolerancia y armonía. Hinduismo y budismo son las dos religiones principales, que se mezclan en muchos casos en la zona del valle de Katmandú, aunque también hay una pequeña población musulmana y algunos cristianos.

La religión impregna todas y cada una de las actividades diarias de la gente. En cada rincón se encuentran grandes y pequeños templitos improvisados, ofrendas de flores y velas. Los símbolos tienen una gran importancia. Paseando por las calles a cualquier hora uno se topa con hombres y mujeres realizando sus ritos en busca de bienestar, prosperidad y la salvación del alma.

ESP=  ENG=

Templo que descubrimos por casualidad en una plaza de Katmandú

ESP=  ENG=

Ofrendas y rituales

ESP= ENG=

En Nepal hay numerosos lugares sagrados y de peregrinación. Para los hinduistas el templo más famoso y venerado es el de Pashupatinath, a la orilla del río sagrado Bagmati, en Katmandú. Desafortunadamente, los turistas no pueden entrar al templo pero se pueden visitar las zonas aledañas. Como ya os comentamos en una entrada anterior, nos quedamos sin verlo porque el precio nos pareció excesivo.

El que sí visitamos fue Swayambhunath, también conocido como el templo de los monos. Está en una colina desde la que se ve toda la ciudad, cuando la capa de contaminación lo permite. Para llegar hay que atravesar el barrio tibetano, un barrio agradable lleno de colegios internacionales y caserones, y una vez alcanzado el recinto hay que subir los 365 escalones que llevan al templo. Sin duda, merece la pena el esfuerzo.

ESP=  ENG=

Templo de los monos

ESP= ENG=

ESP= ENG=

Como son sagrados tienen piscina

El valle de Katmandú es un tesoro que contiene monumentos, templos y monasterios de una gran riqueza artística y arquitectónica. Siete de ellos han sido clasificados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, entre ellos las tres plazas reales o “Durbar Square”: una en el mismo centro de Katmandú, otra en Patan (barrio de Lalitpur) y la tercera en Bhaktapur, a las afueras de la ciudad. Las tres son una maravilla, no solo por la belleza de sus monumentos sino porque allí los nepaleses van a pasear, celebran sus fiestas, se reúnen en los mercados, contemplan lo que sucede en la plaza y son pura ebullición y alegría.

ESP= ENG=

Gente pasando la tarde en la Durbar Square

ESP= ENG=

Gente sentada en un templo de la Durbar Square

La plaza de Katmandú es la más grande y bulliciosa. Nos gustaba entrar y sentarnos en lo alto de algún templito a contemplar lo que pasaba más abajo. Puedes pasarte horas sin darte cuenta. Pero la de Patan es sin duda la que más nos impactó. Está llena de templos bellamente decorados por artesanos Newari, los habitantes originarios del valle. Tuvimos la suerte de estar allí la noche de la celebración del nacimiento de Buda y había grupos de mujeres que iban vestidas con saris del mismo color y llevaban velas encendidas, preparadas para salir en procesión por la ciudad.

ESP= ENG=

ESP=  ENG=

El barrio de Patan tiene un encanto especial. Según algunos registros históricos, era la ciudad más antigua del valle y se anexionó a Katmandú a medida que esta última fue creciendo pero eso no ha impedido que preserve toda su autenticidad. Es un placer pasear por las calles típicas, con tienditas diminutas, banderas de colores y templos en cada esquina. Ya entrada la noche y de regreso al hotel pasamos por el Templo de Oro, otra de sus maravillas. A esas horas estaba cerrado pero en su interior se veían luces. Alguien nos vio mirando entre las rejas y vino a abrirnos la puerta y nos invitó a pasar. Al entrar nos quedamos estupefactas por la belleza del sitio. Toda la decoración era de madera y oro, estaban representados los dioses del hinduismo y había espejos, una barandilla de madera y un patio central donde estaban sentadas un grupo de personas rezando y celebrando el nacimiento de Buda. No nos atrevíamos ni a movernos para no molestar pero entonces se levantó otro hombre y empezó a explicarnos el significado de las figuritas y a preguntarnos quiénes éramos, con esa amabilidad que les caracteriza y que te hace sentir como en tu casa. Cuando terminaron de rezar repartieron unas galletas con un arroz amargo con leche, muy rico. No sabía si nos lo daban para ofrecérselo a Shiva o para comérnoslo pero cuando miré a Nurita era demasiado tarde, ya le había hincado el diente a la primera galleta con arroz. Después nos acompañaron a coger un taxi de vuelta y nos invitaron a volver al día siguiente. ¡Tan simpáticos!

ESP=  ENG=

En uno de los miniportales de Patan

ESP= ENG=

Una calle del barrio de Patan

ESP= ENG=

ESP= ENG=

Patan Durbar Square

ESP= ENG=

ESP= ENG=

Uno de los templos de Patan Durbar Square visto desde el Museo

 ESP= ENG=

ESP=  ENG=

Patan Durbar Square

ESP=  ENG=

Niños tocando los tambores en un patio de Patan

ESP=  ENG=

Ceremonia nocturna en el Templo de Oro, Patan

ESP= ENG=

Casa con decoración típica newari en Bhaktapur

ESP= ENG=

Arquitectura típica, Bhaktapur

ESP= ENG=

ESP=  ENG=

Patio típico, Bhaktapur

ESP=  ENG=

Y para finalizar, como no pudimos ver las montañas en Langtang por el mal tiempo decidimos ir a probar suerte a Nagarkot, un pueblo a unos 30 kilómetros de Katmandú desde donde hay unas vistas increíbles de los Himalayas, cuando el tiempo acompaña. El recorrido hasta allí es bastante bonito y muy verde pero el pueblo parece construido para que los turistas ricos se dejen la pasta en hoteles de lujo que les permita ver las montañas al amanecer. Nos costó encontrar un lugar honesto donde alojarnos pero mereció la pena. Encontramos un restaurancito donde probamos una cena deliciosa (con chinches incluidas, que me dejaron el culo muy perjudicado) y aunque las nubes no nos dejaron ver más que una silueta tenue de las montañas nos encantó la vista y la excursión por los alrededores que hicimos al día siguiente. Y así, con las ganas de volver para visitar otros sitios maravillosos de este país, nos despedimos de Nepal.

ESP=  ENG=

Vista de la cordillera del Himalaya desde Nagarkot

Excursión al Parque Nacional de Shivapuri Nagarjun

El parque Nacional de Shivapuri se encuentra al norte del valle de Katmandú, a unos 25 km de la ciudad. Después de recoger a Ashish y tras varios autobuses llegamos a Budhanilkantha, el pueblecito que se encuentra justo en la base de la colina que le da nombre al parque. Lo primero que hicimos fue visitar el templo de Budhanilkantha y lo que vimos nos dejó maravilladas: allí, en medio del agua, yace una impresionante estatua de piedra de 5 metros de longitud de Narayan, una de las reencarnaciones del dios Visnu. La imagen duerme sobre una serpiente y en esos momentos unos niños vestidos de monjes la estaban lavando con agua y poniéndola flores. Esta imagen durmiente es uno de los lugares de peregrinación más importantes en el valle para hinduistas y budistas.

ESP=  ENG=

Imagen de Narayan, una de las reencarnaciones del dios Visnu

ESP=  ENG=

Monjes lavando la imagen durmiente de Narayan

Mientras subíamos los dos kilómetros que nos separaban de la entrada del parque, Ashish estuvo recogiendo hojas y plantas del camino y explicándonos sus propiedades medicinales. Incluso probamos algunas de ellas. Fue muy divertido, nos sentíamos igual que sus vacas sagradas, solo esperábamos no tener diarrea sagrada al día siguiente. La entrada al parque cuesta 5 dólares y está custodiada por unos militares del ejército que anotan muy concienzudamente tus datos en una libreta. La excursión fue muy agradable. Ashish nos llevó a ver un templo budista y tras varias horas de caminata nos sentamos a tomar el almuerzo. No nos dejó tomar el picnic que habíamos preparado porque había llevado algo especial para nosotras. Eran unas bolas hechas de caña de azúcar y garbanzos rebozadas en harina de centeno, superenergéticas. Después tuvimos que tragar, literalmente, la harina sobrante directamente en la boca con agua. Nos pusimos de harina hasta las orejas. Para beber durante el camino trajo una botella de zumo de caña de azúcar que había preparado y que resultó muy refrescante.

ESP= ENG=

Ashish informándonos en la entrada

ESP=  ENG=

Un árbol del parque

ESP=  ENG=

Vista del parque

Por la tarde llegamos al nacimiento del río Bagmati. Este río sagrado cruza toda la ciudad y sirve de basurero para gran parte de la población. Aquí en Nepal no hay servicio de recogida de basuras, al menos no regularmente, así que la gente la tira donde puede. El río es una buena opción porque gracias a Shiva llega el monzón y se limpia todo rápido. Pero en el parque es diferente. El nacimiento del río Bagmati es un lugar de paz y armonía. El agua corre limpia, todo está verde y en todas partes pueden verse las típicas banderas de plegaria de colores que traen suerte y protegen el lugar.

ESP= ENG=

Lugar de nacimiento del río Bagmati

ESP= ENG=

La estatua de Shiva preside el lugar

ESP= ENG=

Nacimiento del río Bagmati

ESP= ENG=

Representaciones de Shiva y Parvati

ESP= ENG=

ESP=  ENG=

Banderas de plegaria de colores

Cuando subimos al punto más alto empezó a llover a cántaros y tuvimos que refugiarnos en la casa del baba que vive allí todo el año. Los babas o shadus son hombres santos que han decidido llevar una vida asceta y renuncian a todo lo material y terrenal. Este baba, a mi, no me pareció muy asceta, aunque supongo que habrá diferentes tipos de renuncia. El caso es que el hombre, muy amable, nos invitó a tomar un té mientras veíamos como corrían ríos de agua por el camino. Afortunadamente no tardó mucho en dejar de llover y pudimos bajar y ver los bonitos rododendros que aún no han terminado de caer con las lluvias. Esta flor roja es la flor nacional de Nepal y aparece en su bandera. Por cierto, como curiosidad, la bandera de Nepal es la única del mundo que no tiene forma rectangular.

ESP=  ENG=

Vista desde la casa del baba

ESP=  ENG=

El baba preparando té. Baba también significa padre o abuelo.

ESP=  ENG=

Vista del parque

ESP=  ENG=

Uno de los rododendros que se encuentran abundantemente en el parque

Ashish, Shiva y el trípode en concierto

Hace unos días estuvimos caminando cerca de Pashupatinath, uno de los templos hindúes más importantes del mundo dedicado a Shiva. No llegamos a entrar porque nos pedían 10 euros que nos parecieron excesivos para nuestro presupuesto.  En vez de visitarlo por dentro nos fuimos a un parque  cercano y pudimos explorarlo todo desde lo alto de una loma. A la bajada nos metimos por un callejoncito cercano al río y nos encontramos con un lugar sagrado donde se venera a Shiva y Parvati ( su señora esposa). Un chico se nos acercó y nos empezó a explicar el origen del  templo y las celebraciones que tenían lugar en algunos días señalados.

ESP=  ENG=

Parque cercano a Pashupatinath

ESP=  ENG=

ESP=  ENG=

ESP=  ENG=

Haciendo amigos en el templo

El chico en cuestión se llama Asish y es todo un personaje. Estudio en un cole de pasta en Kathmandu, se licenció en diseño gráfico y , en vez de emigrar a Estados Unidos como muchos de sus compañeros, decidió dejarlo todo y dedicarse a cuidar a sus vacas. Tiene una educación exquisita, habla un perfecto inglés y sabe de todo. Un auténtico intelectual nepalés, vaya.

ESP= ENG=

Ashish

Hace unos días hubo luna llena y, según nos contó Ashish, ese día se celebra un concierto en honor a Shiva en el templo que visitamos, así que decidimos acercarnos. Llegamos a eso de las siete y media y ya de lejos pudimos escuchar el sonido inconfundible del sitar. Cuando entramos vimos un escenario muy colorido con el dios Shiva como protagonista del mural de fondo y en él interpretaban un tema dos músicos, uno a la percusión y el otro al sitar. La música te llevaba directamente a Oriente y parecía que iban a salir serpientes de nuestras mochilas.

Mientras Susana y Ashish colocaban cámara y trípode en un lugar estratégico, me quedé escuchando a un nuevo grupo que se colocaba en el escenario. Estaba compuesto por un cantante, un percusionista y un tipo al armonio. El cantante empezó a entonar canciones con un aire entre flamenco y árabe, algo bastante exótico aunque un poco raro para nuestro oído acostumbrado a otras escalas. Susana se perdió toda la actuación: el trípode se quedo cojo y tuvo que arreglarlo en la zona más sagrada del templo, rodeada de campanas, flores y el dios Shiva convertido en Piedra.

ESP=  ENG=

Shiva convertido en piedra en la zona más sagrada del templo

Finalmente subió al escenario el último grupo de la noche. El líder era un percusionista que, según nos contaron, improvisaba encima de una secuencia musical que tocaba en el armonio. Junto a ellos una mujer tocaba un instrumento gigante parecido a un sitar pero con un sonido imperceptible a nuestros oídos (solo sabíamos que estaba tocando porque movía la mano). Si queréis saber como sonaba esta música, es mejor que escuchéis el vídeo que grabó Susana una vez arreglado el trípode con l a inestimable ayuda de Shiva, claro.

Captura_2

En concierto

Bienvenidos a Kaosmandu

La verdad es que no sabía qué íbamos a encontrarnos en Kathmandu pero tampoco imaginé que aterrizábamos en la ciudad del caos. Por las calles sin aceras caminan los transeúntes, motos, coches, camiones, bicicletas, animales y turistas sin aparente orden y en plena lucha por ver quien pasa primero y sale vivo del intento. Lleva unos días acostumbrarse y cuando lo haces estás ya cansado de la contaminación y el ruido ensordecedor de las bocinas de los coches que no paran. A medida que avanzan los días empezamos a descubrir la belleza de esta enorme ciudad y de sus habitantes, los remansos de tranquilidad que esconde y los detalles minúsculos que la embellecen en cada rincón.

_MG_1383

_MG_1400

_MG_1404

_MG_1405

_MG_1406

_MG_1407

_MG_1414

Por la noche se venden cosas bastante extrañas, desde cabezas de cordero hasta pescado que no sabemos de donde sale.

_MG_1489

Thamel es el barrio turístico donde se encuentran la mayoría de los hoteles y restaurantes. Es fácil perderse por sus calles llenas de tiendas de artesanía y ropa de montaña. Aquí llegan muchos montañeros de camino a las expecidones del Everest y el Anapurna aunque en esta época del año no hemos encontrado demasiados turistas. Es la época del premonzón y de vez en cuando se pone a llover que parece que se va a romper el cielo. Cuando eso ocurre corremos a refugiarnos a nuestro restaurante favorito, el “Black Olives Cafe”, un remanso de paz atendido por unos chicos encantadores donde se come muy bien, ponen buena música y puedes conectarte a Internet. Hemos pasado bastantes ratos en este café preparando el viaje y escribiendo.

La comida nepalí es muy rica y variada, y es fácil encontrar restaurantes de comida india y china debido a la gran influencia e inmigración procedente de estos países. En las zonas turísticas también se encuentra comida europea, pizzas y hamburguesasa precios muy asequibles. El plato nacional nepalí es el Dal Bhat, que en su forma más básica se compone de un plato de arroz cocido acompañado de un curry de verduras con patatas ligeramente picante y una sopa de lentejas con especias. El snack más típico son una especie de empanadillas picantes rellenas de carne, verduras o queso llamadas Momo que pueden prepararse hervidas o fritas. Los sitios que más nos gustan aparte del Black Olives son las pequeñas cantinas locales, donde casi no hablan inglés y es difícil enterarse de lo que ofrecen en el menú. Así encontramos una cerca del hotel que nos encanta en la que descubrimos la paratha, pan de trigo relleno de verduras, queso o carne parecido a los naans indios, que preparan en un horno delante de ti. O las judías o verduras acompañadas de pan (roti), o los noodles (chowmein) fritos con verduras. Deliciosos.

La comida es muy barata, por unos 3 euros comen dos personas, aunque si quieres una cerveza bien fría tendrás que pagar casi lo mismo que cuesta una comida (en el barrio turístico). ¿Nuestra preferida? La nepalí Star Gold y claro está, la nuestra, San Miguel. ¡Olé!

_MG_2062

Dal Bhat

_MG_2063

Ensalada de berenjenas ahumadas, tomate, cebolla, aceitunas y yogur acompañada de mango o plátano

Momos hervidos de verduras con salsa picante

Momos hervidos de verduras con salsa picante

_MG_1444

¿Alguna idea de lo que es esto?