Trekking en el Parque Nacional de Langtang

Después de un viaje de casi 9 horas hacia Siafru besi en el bus local, hemos llegado al hotel ‘Peaceful’. Sólo hemos recorrido una distancia de 150 km, eso sí, parando cada 10 minutos para recoger a gente que viaja cargada de arroz y otros alimentos a distintos pueblos. Algunos tramos quitan el hipo por lo espectacular del paisaje, pero sobre todo por el precipicio que hay a un lado de la carretera. La parada para ir al baño consiste en bajar a toda prisa del bus, separar hombres a la izquierda y mujeres a la derecha y aliviarse donde buenamente se pueda en la cuneta de la carretera. Ah, y si el autobús va lleno no pasa nada: uno se sube al techo y hace el viaje en la baca ajeno al traqueteo y los frenazos del bus. La verdad es que ha sido toda una experiencia ver cómo viajan los locales.

Al día siguiente, ya descasadas del viaje, hemos empezado el trekking desde Siafru besi, que está a unos 1500 metros de altura. Es un pueblito al norte de Nepal en medio de un valle lleno de hostales que se deben llenar en la época alta  de turismo (de octubre a mayo). Pero este pueblo no es el original, sino uno que hay unos 500 metros más adelante y que parece sacado de un libro de García Márquez. Las mujeres se sientan en las puertas de las casas a despiojar a los niños, mientras los hombres pasan de un lado a otro cargando todo tipo de cosas relacionadas con la construcción. Y tienen un panadero encantador que hornea bollos frescos todos los días para véndelos en el colegio de la aldea.

ESP= Parque Nacional de Langtang  ENG=Langtang National Park

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park

El camino dentro del parque natural es espectacular. Sigue el cauce del río y es muy selvático, con bosques muy tupidos donde la marihuana crece a sus anchas. Te vas cruzando con arrieros que suben con caballos cargados de comida a los pueblos más aislados, ya que es el único camino que llega hasta allí. Debido a ello la comida se encarece  a medida que vas subiendo y vas encontrando posadas donde comer y dormir. Por cierto, en el camino uno puede ver distintos tipos de monos, pájaros y muchas mariposas, algunas gigantescas.

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park

La subidita  tiene tela, sobre todo el último tramo de la primera etapa, desde el pueblo de Bamboo hasta Lama hotel, a 2500 m de altura. En vez de alojarnos en este último, nos quedamos un poco antes, en un lodge paradisíaco con vistas al valle y a las montañas. Se llama Ganesh guest house y tiene la mejor ducha de agua caliente de todo Nepal gracias a las placas solares instaladas justo afuera. Después de siete horas subiendo esta ducha nos ha devuelto la vida. El chico que atiende el lodge vive solo todo el año, incluso durante el Monzón. Es un encanto y además tiene la casa como los chorros de oro. Se pueden comer sopas hasta en el suelo. ¡Hasta cocina bien!  Nos ha preparado un arroz con verduras y huevo delicioso.

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang  ENG=Langtang National Park

El día siguiente ha amanecido nublado y con mucha humedad. Aún así hemos comenzado la subida a eso de las 8:00 h y hemos llegado hasta los 3.000 m en 3 horas. Después hemos comido y hemos decidido echar el resto del día en un lodge que lleva una señora muy loca. Es muy amiga de otra chica que lleva el lodge de más abajo.  Pasan mucho tiempo juntas y, cuando han visto a Susi con la cámara, se han puesto a posar, a reír a carcajadas y a cantar. Ambas viven allí casi todo el año, con visitas esporádicas a Katmandú para visitar a sus hijos que estudian allí (una tiene dos y la otra cuatro). Como son de origen muy humilde, sólo pueden pagar el colegio de uno o dos como mucho. Nos han  contado que los otros están escolarizados gracias a esponsors europeos o norteamericanos  que pagan la educación de niños que no tendrían acceso a la misma de ningún otro modo.

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang  ENG=Langtang National Park

A la mañana siguiente hemos amanecido con nubecillas altas que, durante unos minutos, nos  han dejado contemplar la cordillera tan espectacular que tenemos delante y que ni imaginábamos. Hemos decidido empezar a descender, y hemos llegado al pueblo de abajo justo cuando empezaban a caer chuzos de punta. Al parar en uno de los lodges hemos conocido a un chico español, Carlos, que ha dejado todo en España y ha emprendido un viaje sin fecha de vuelta para encontrarse a sí mismo a través de la meditación.

ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park ESP= Parque Nacional de Langtang ENG=Langtang National Park

A la mañana siguiente hemos regresado a Siafru besi y de ahí a Katmandú. El viaje de vuelta en el bus, esta vez express, ha sido igual de emocionante que el de ida. El conductor ha hecho unas maniobras en la carretera enfangada que nos han dejado  sin respiración a más de uno. Los turistas nos llevábamos las manos a la cabeza con incredulidad mientras los locales sonreían en sus asientos. Esto ha sido mucho más extremo que el trekking.

Abluciones y demás peripecias aéreas

El momento en el que pusimos pie en el aeropuerto de Kathmandu, después de casi 30 horas de vuelo, nos dimos cuenta de que empezaba nuestro viaje. Sentí un poco de vértigo al pensar que teníamos más de siete meses de aventuras por delante pero también satisfacción al ver que nuestro sueño se empezaba a materializar.

El viaje en avión fue una experiencia muy interesante. Como solo llevábamos billete de ida, para encontrar un vuelo económico viajamos con las líneas aéreas saudíes y tuvimos que hacer dos escalas: una en Jeddah, en Arabia Saudí y otra en Dubai. Jeddah, en la costa del Mar Rojo y a unos 90 km de la La Mecca, es la principal puerta de entrada a esta ciudad santa para los musulmanes, a la que tienen que peregrinar al menos una vez en la vida.

Todo empezó al aproximarnos a nuestro destino, después de anochecer. De pronto un hombre que estaba sentado delante de nosotros se levantó y se fue al aseo. Al salir vimos con sorpresa que se había quitado la ropa y los zapatos y se había puesto dos toallas de algodón blancas y unas chanclas. Después le siguieron otros hombres, algunos de ellos entraban en el aseo vestidos de ejecutivos y salían envueltos en dos toallas. De repente se formó una una fila de hombres en el pasillo del avión esperando para entrar en el aseo. Nosotras mirabamos atónitas sin saber que pasaba hasta que nos dimos cuenta de que cuando terminaban se inclinaban hacia delante en el asiento para rezar. Mientras, las mujeres se cubrían con una túnica negra llamada abaya, que les sirve para taparse la cabeza, el rostro y el cuerpo.

Conclusión: si te entran ganas de evacuar un poco antes de llegar a Jeddah, cuando el avión está cerca de La Meca, olvídalo, el baño está tomado, no hay forma de entrar. Eso sí, cuando todos acaban, encontrarás los aseos de avión más limpios que hayas visto jamás. Mojados pero recién limpios y con un agradable olor a colonia.

En ese avión conocimos también a una chica española que viajaba con sus hijos a Jeddah con un grupo de españoles. Tras siete meses de espera habían conseguido los visados para irse a vivir con su marido, un ingeniero del AVE que trabaja allí. Llevaba consigo una túnica negra que tuvo que ponerse al salir del avión. También supimos que las mujeres no pueden entrar o salir del país si no van acompañadas de un hombre, así que nosotras no podíamos salir del aeropuerto solas y pernoctamos en la sala de embarque.

Fue una noche muy larga. Alucinábamos con todo lo que veíamos. Al bajar del avión nos encontramos con diferentes grupos de personas que llegaban de otros vuelos, en todos ellos las mujeres llevaban la cabeza cubierta pero de diferentes colores según su procedencia. Fue una procesión de colores y miradas que nos tenía fascinadas intentando averiguar de qué países venían: Tailandia, Malasia, Irán….

IMG_1343_blog

A la mañana siguiente en Dubai tuvimos una espera más dulce gracias a los bocatas que nos habían preparado nuestras mamis, que nos supieron a gloria. Además, nos llevamos una bonita sorpresa al abrir los de Nurita porque su mamá nos había dejado dos mensajes. Este es el primero, el segundo lo conoceréis más adelante.

¡Esto va por ti, Amelia!

IMG_1356_blog